Vejiga Hiperactiva

La vejiga hiperactiva es un problema poco conocido, pero es muy común. Se estima que cerca de un 15 a 20% de la población sufre de este trastorno, que es causado por una reducción en la capacidad funcional de la vejiga para almacenar orina. Este problema afecta tanto a hombres como a mujeres.

La vejiga hiperactiva es un síndrome que se caracteriza por los siguientes síntomas: urgencia urinaria, que puede venir o no acompañada de incontinencia urinaria, mayor frecuencia de micción durante el día y necesidad de levantarse por la noche para orinar varias veces y que no tiene causa aparente.

 

Si no es correctamente tratada, la vejiga hiperactiva puede causar una gran reducción de la calidad de vida de los pacientes, especialmente aquellos que no pueden tener una noche de sueño continua.

 

Definición
¿Cómo funciona la vejiga?

Para que podamos  entender lo que es vejiga hiperactiva, necesitamos saber antes cómo funciona el proceso de llenado y vaciado de la vejiga. Utiliza la ilustración a continuación para seguir las explicaciones.

Básicamente, la vejiga es un órgano hueco recubierto por una capa muscular llamada músculo detrusor. Este músculo es inervado y controlado por fibras nerviosas de la médula espinal. El músculo detrusor se relaja para acomodar la orina cuando la vejiga se ha llenado y se contrae, con el fin de expulsar la orina cuando la vejiga está llena.

El llenado y el vaciado normal de la vejiga son el resultado de una compleja coordinación entre  los signos idos y venidos desde el sistema nervioso central (SNC) y la contracción o relajación del músculo  detrusor, de los músculos del suelo pélvico y del esfínter externo. Vamos a explicar mejor.

Cuando la vejiga está en proceso de llenado, el sistema nervioso central envía señales para que el  músculo detrusor relaje y acomode la orina sin que haya un aumento relevante de la presión dentro de la vejiga. Una vejiga normal puede acomodar fácilmente unos 500 a 600 ml de orina. Sin embargo, alrededor de 350-400 ml, el aumento de la presión en las paredes de la vejiga estimula el envío de señales para que el sistema nervioso reconozca un aumento en el volumen urinario y desencadene las ganas de orinar.

En este momento, tienes ganas de orinar, pero, si lo deseas, puedes mantener tu orina por más tiempo gracias a nuestra capacidad de contraer los músculos del suelo pélvico y del esfínter externo, que cierran el paso de la orina en la uretra. El acto de orinar, por lo tanto, es una acción voluntaria, que, respetando algunos límites, ocurre solamente cuando decidimos.

En el momento que  pensamos ser conveniente orinar, el detrusor se contrae y los músculos del suelo pélvico y esfínter externo relajan, permitiendo que la orina sea empujada  hacia la uretra.

La vejiga hiperactiva es un problema que se presenta debido al mal funcionamiento del músculo detrusor, que no relaja adecuadamente durante el llenado de la vejiga. La falta de relajación de la vejiga hace que la presión interna aumente inclusive con pequeños volúmenes de orina, que en la práctica significa la activación de la urgencia de orinar con frecuencia mucho mayor que lo normal.

A menudo, el detrusor no sólo no relaja, sino también comienza a contraerse involuntariamente, tratando de expulsar la orina presente en la vejiga. El resultado de esta contracción involuntaria se llama tenesmo vesical, que es una necesidad repentina y urgente de orinar.

Causas de la vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva también puede presentarse sin que exista un factor desencadenante claro, siendo clasificada, en estos casos, como vejiga hiperactiva idiopática.

La edad avanzada es uno de los factores de riesgo para un cuadro de hiperactividad del músculo detrusor, tanto en hombres como en mujeres. Pacientes con cuadros de depresión, obesidad, artritis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), estreñimiento, inmovilidad prolongada, cirugía anterior de la vejiga o la histerectomía (extirpación quirúrgica del útero) también tienen un riesgo mayor.

Algunas clases de drogas pueden ser asociadas con un cuadro de vejiga hiperactiva. Son ellas: bloqueadores o agonistas alfa adrenérgicos, antidepresivos, antipsicóticos, agonistas beta-adrenérgicos, bloqueadores de los canales del calcio, diuréticos y sedantes.

El cuadro de la vejiga hiperactiva es un problema de origen neuromuscular, donde el músculo detrusor contrae inapropiadamente durante el llenado de la vejiga. Estas contracciones ocurren con frecuencia y sin importar la cantidad de orina almacenada en la vejiga.

Entre los problemas que pueden desencadenar la hiperactividad del músculo detrusor podemos  citar:

  • Lesiones traumáticas de la médula espinal

  • Hernias discales.

  • Accidente vascular cerebral “Infarto o Derrame cerebral

  • Esclerosis múltiple

  • Enfermedad de Parkinson.

  • Demencias como el mal de Alzheimer

  • Diabetes mellitus

  • Insuficiencia cardíaca

  • Infección urinaria 

  • Hiperplasia benigna de próstata

  • Cálculos en vejiga.

Síntomas de la vejiga hiperactiva

En estos casos, no tiene ningún sentido de urgencia – el paciente simplemente pierde un poco de orina sin querer. Ya en vejiga hiperactiva, la cantidad de orina perdida es grande y se relaciona con un sentido de urgencia, que no es necesariamente con algún esfuerzo que hizo. El paciente pierde orina porque no puede manejar la urgencia intensa y repentina de orinar.

Otro síntoma típico de vejiga hiperactiva es el pequeño intervalo de tiempo entre las micciones. Cuando el detrusor empieza a contraerse antes de que la vejiga esté llena, el paciente termina  necesitando de ir al baño con frecuencia, generalmente más de 8 veces al día.

Las frecuentes ganas de orinar durante la noche, llamada poliuria nocturna, es otra consecuencia de esta hiperactividad del detrusor. Este es uno de los síntomas que causan más disturbios en la calidad de vida del paciente, ya que provoca una repetida interrupción del sueño.

A diferencia de la infección del tracto urinario, la vejiga hiperactiva generalmente no causa dolor durante la micción .

El síntoma más típico de la vejiga hiperactiva es la urgencia urinaria, que es la urgencia repentina e incontrolable de orinar. Cuando el paciente tiene urgencia urinaria, necesita ir al baño rápidamente, ya que no es capaz de retener la orina durante mucho tiempo. Por esta razón, los escapes de orina en la ropa pueden ocurrir en algunos pacientes, especialmente aquellos con movilidad afectada.

La urgencia urinaria puede presentarse inclusive cuando la vejiga no está completamente llena, ya que es el resultado de una contracción prematura e inadecuada del músculo detrusor.

ENTONCES CUANDO LA VEJIGA HIPERACTIVA O DETRUSOR HIPERACTIVO  SE ACOMPAÑAN DE INCONTINENCIA, ESTA ES LA CAUSA DE LA INCONTINENCIA URINARIA. PARA ENTENDER MAS SOBRE ESTO ULTIMO PUEDE LEER LA SECCION DE INCONTINENCIA URINARIA

Una manera de diferenciar la vejiga hiperactiva de incontinencia urinaria de esfuerzo es a través de la cantidad de orina que se pierde involuntariamente. En la incontinencia urinaria, el paciente pierde pequeñas cantidades de orina cuando hace algún esfuerzo que ejerza presión sobre la barriga, tales como toser, evacuar, saltar, estornudar o correr.

Diagnóstico de vejiga hiperactiva

En el síndrome de vejiga hiperactiva necesitamos descartar una serie de enfermedades que pueden ser la causa de la hiperactividad del detrusor esto antes de dar el diagnostico de Sindrome de vejiga hiperactiva

 

Su  medico le hará preguntas sobre su historial médico. También le preguntará sobre los factores que pueden alterar sus hábitos para orinar. Un recurso útil que podría recomendar s  es un diario de micción o registro diario de orina. También le pueden pedir anotar la hora y la cantidad de la pérdida accidental de orina, por lo general, durante 3 días. Puede además llevar cuenta de la cantidad de líquido que ingirió y lo que hacía cuando ocurrió la pérdida de orina.

  • La exploración física inicial es de gran utilidad porque no ayuda a encontrar alteraciones anatómicas que pueden ser la causa de la hiperactividad.

  • Siempre existe la necesidad de  descartar la presencia de infecciones de vías urinarias, por lo que un Examen general de Orina con urocultivo son indispensables, a esto se suma cultivo cervico vaginal y citología cervical.

  • Exámenes urodinámicos: En alguno casos en los que se tenga una duda considerable sobre el manejo a seguir es posible solicitar este estudio el cual consiste en que la vejiga se llena por medio de un catéter, un tubo delgado que se introduce en la uretra, y se examina el funcionamiento de la vejiga y la uretra. Le pueden pedir empujar hacia abajo, toser u orinar como parte de este examen. Con este estudio podemos saber con precisión cual es la alteración especifica en la vejiga que causa la hiperactividad, y se puede descartar alguna lesión mas compleja.

  • Examen de volumen residual posmiccional: Se mide la cantidad de orina que queda en la vejiga después de orinar por medio de ecografía (ultrasonido) o colocando un catéter en la vejiga.

  • Cistoscopia: Se usa un tubo delgado y alumbrado que posee un lente de cámara en un extremo para mirar dentro de la vejiga y la uretra. Este estudio no es necesario realizarlo en todos los casos, pero cuando se presenta alguna alteración anatómica se puede realizar.

Tratamiento de la vejiga hiperactiva
1. Cambios en el estilo de Vida

Hacer los siguientes cambios en el estilo de vida, si corresponden a su situación, pueden ayudar a reducir la cantidad de veces que tiene pérdidas accidentales de orina:

  • Adelgazar. En las mujeres con sobrepeso, se ha demostrado que adelgazar reduce la frecuencia del escape de orina.

  • Evitar el estreñimiento. Hacer esfuerzos repetidas veces para vaciar los intestinos puede perjudicar el piso pélvico.

  • Beber menos líquido y limitar el consumo de cafeína. Muchas  personas han oído el consejo de beber ocho vasos de agua al día. Sin embargo, esta cantidad no toma en cuenta ciertos factores individuales, como la edad, el peso corporal, la actividad y la temperatura externa. Si tiene incontinencia, es buena idea llevar un control de la cantidad de líquido que ingiere. La cafeína se encuentra en el café, el té, algunos refrescos e incluso en algunos medicamentos de venta sin receta, y es un irritante común del musculo vesical.

  • Procure obtener tratamiento si tose con frecuencia. Si tiene una tos crónica (duradera) que le hace perder orina accidentalmente, determine la causa de esta tos. La presencia de tos crónica puede ser una señal de alergias, infección de los senos nasales u otro problema que se puede tratar.

  • Deje de fumar. La incontinencia urinaria  e hiperactividad es más común y más grave en las personas que fuman.  

 

 

2. Medicamentos

Los medicamentos que ayudan a controlar los espasmos musculares o contracciones involuntarias de la vejiga pueden ser útiles para evitar las pérdidas accidentales de orina asociadas con la incontinencia imperiosa. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la frecuencia y urgencia con que se orina, y reducir o desaparecer  la nicturia . Su  medico puede ayudarle a decidir cuál medicamento le podría dar el mejor resultado. Los efectos secundarios de algunos de estos medicamentos son los siguientes:

  • Resequedad bucal

  • Estreñimiento

  • Náuseas

  • Visión borrosa

  • Cambio en los patrones de sueño

3. Terapia de Rehabilitación de piso pélvico: Ver  apartado de Rehabilitación

A.El biofeedback  es la realización de ejercicios de los músculos perineales usando electromiografía (EMG), con lo cual se obtienen señales eléctricas de los músculos, utilizando dos electrodos superficiales colocados en el área perianal y abdominal. Estas señales son enviadas a un computador, transformando la señal eléctrica por sonoras o visuales, pudiendo observarse en un monitor como gráficos.

 

B.  La electroestimulación consiste en la aplicación de una corriente eléctrica no dolorosa, similar a la que emiten nuestros nervios, sobre una zona determinada del cuerpo provocando la contracción del músculo tratado.

 

 

C. NEUROMODULACION A TRAVES DE NERVIO TIBIAL POSTERIOR.

 

El fundamento científico se enfoca en que se trata de suministrar una corriente de baja frecuencia e intensidad, que desde el nervio tibial posterior enlaza con el nervio sacro (S2-S3) produciendo una inhibición de las contracciones del detrusor  ( musculo de la vejiga ) producidas por el Centro Sacro de la Micción. Este estímulo es mediado por estimulación retrógrada del plexo nervioso sacro (neuromodulación).  

 

El objetivo principal de esta modulación eléctrica  en problemas de incontinencia es la de disminuir  los problemas de vaciamiento y de almacenamiento de la vejiga, como es la urgencia para orinar y la frecuencia, además de aumentar la capacidad vesical y por ultimo esto reduce evidentemente la incontinencia urinaria de urgencia.

Las opciones para tratar la incontinencia son hacer cambios en el estilo de vida, el tratamiento de acondicionamiento del esfínter vesical (en la vejiga), la fisioterapia,   medicamentos, inyecciones de agentes formadores de masa y la cirugía. En la clínica de rehabilitación podemos recomendarle primero un tratamiento no quirúrgico. A menudo se usan varios tratamientos juntos para lograr el mejor efecto.  

Llama para agendar tu cita al:

2293.43.82.06

Alacio Pérez #928, Col. Zaragoza, Corporativo San Gabriel, Consultorio 313
© 2016 creada por buscodoctores.mx